Síguenos por Email

lunes, 25 de enero de 2016

¿Me puedo permitir un departamento de Marketing en mi pequeña empresa?

La respuesta es, definitivamente sí.

Cuando nos decidimos a incluir nuestra empresa en el mundo digital, el primer error que solemos cometer es pensar en colgar solamente una página web y creer que automáticamente va a funcionar. Hablo desde mi experiencia. Hace ya varios años pensé que con tener un dominio y una web estéticamente correcta ya lo tenía todo hecho en internet. ¡Gran error! También es verdad que ningún "profesional" por entonces me quiso sacar de ese error y ante ciertas dudas empecé a leer sobre el tema. Desde ese momento comencé a descubrir un mundo apasionante y a responder muchas preguntas:


1.¿Es mi web bonita? (Por supuesto que lo era), pero ¿era usable? La usabilidad es la parte más importante de una página. Tenemos que hacer que el usuario desde el primer momento se sienta atraído por nuestro contenido. Un estudio revela que cada usuario tarda unos dos segundos en decidir si nuestra web contiene "lo que busca" desde el momento que hace click en el enlace del buscador donde nos ha encontrado.  Pero una vez dentro, ¿es fácil navegar por nuestra web? ¿se puede acceder a cualquier tipo de contenido en cualquier momento? Hay numerosas personas que abandonan nuestras páginas a la primera de cambio por encontrar dificultad durante la navegación (lo que nosotros llamamos porcentaje de rebote), y ese porcentaje debe de ser analizado constantemente para conseguir bajarlo mediante mejoras en el diseño y contenidos de nuestra página (optimización). Por lo tanto, lo más practico es usar nuestros mejores trucos de seducción desde la primera línea... Teniendo en cuenta lo anterior, debemos determinar qué tipo de web necesita el cliente según sus necesidades, cómo la vamos a desarrollar (qué programación, o qué CMS como Wordpress, Drupal o Prestashop), o si va a incluir una tienda online, o un blog, ... y empezar a trabajar.


2. ¿Le gusta a Google mi web? Cuando creía que ya controlaba el mundo de las webs, un conocido me preguntó, ¿qué tal llevas el posicionamiento?...y se me abrió otra puerta que conducía a un pasillo inmenso... De nada sirve tener una página web si no la das a conocer. Es verdad que muchas empresas tienen un nombre tan reconocible, que serán buscados directamente en internet, pero para ello deben haber ejecutado costosas campañas para crear marca. En el mundo del posicionamiento debemos empezar por lo más importante: elegir correctamente el nombre del dominio, incluyendo si podemos en él a qué nos dedicamos. A partir de ahí debemos averiguar con qué términos nos van a buscar en internet, y con qué términos buscan a nuestra competencia; o si nuestro negocio es físico, deberemos geolocalizar nuestra web. ¿Nos van a buscar siempre igual o según la temporada nos buscarán de distinta forma? Bueno, el posicionamiento es algo continuo y cambiante. Debemos analizar cómo nos buscan y mejorarlo. El estar presentes en los primeros puestos de las búsquedas depende de muchos factores que van desde las palabras clave incluidas en las distintas partes de nuestra web o el número de enlaces que conseguimos que realicen hacia nuestra página, hasta el diseño adaptado a móviles. Llegado el momento deberemos estudiar palabras clave con enorme competencia para realizar campañas pagadas (Google Adwords) y así mejorar nuestro ranking. Todo debe estar planteado en su justa medida. 



3. ¿Uso bien las Redes Sociales? Pues yo creía que sí, pero estaba completamente equivocado. ¿Por qué debo estar en todas las Redes Sociales? No hace falta. Debemos estudiar cuáles nos van a funcionar mejor en nuestro negocio. ¿Qué RRSS utilizan nuestra comunidad? ¿Qué les podemos dar? y lo que más nos debe importar, ¿que buscan ellos? La forma de comunicar con nuestros clientes ha cambiado y a través de estas nuevas herramientas tenemos la oportunidad de escucharles directamente, cosa que antes no podíamos hacer regularmente sin gastarnos mucho dinero. Por otro lado, las Redes Sociales son ideales para interactuar con influenciadores (y sus blogs)  y otras marcas o proveedores que nos ayudarán a dar a conocer nuestra marca o servicios entre sus numerosas y fieles comunidades. Lo más importante en las Redes Sociales son los contenidos; su creación y correcta difusión en estos medios nos acerca al éxito día a día. No debemos olvidar que las redes sociales son una fuente de tráfico constante hacia nuestra web y a través de ellas ganaremos relevancia, que nos hará mucho más atractivos para los buscadores..



4. ¿Lo estoy haciendo bien? Pues ésta es quizás la parte más revolucionaria del marketing online. La web, su posicionamiento (SEO y SEM) y la presencia el Redes Sociales pueden ser medidas constantemente para optimizar las páginas y publicar en Redes Sociales. Las analíticas nos señalan el camino a seguir y el responsable de marketing debe saber leerlas e interpretarlas para que se elaboren nuevas estrategias conjuntamente con la dirección de la empresa. ¡Podemos corregir nuestras acciones en tiempo real! 
Por otro lado, siempre es importante apoyar nuestras acciones con campañas de email marketing, que tan buenos resultados están dando.

Sobre estos cuatro pilares se basa un departamento de Marketing Online y deben de funcionar al unísono. Todos se relacionan entre sí directa o indirectamente y si alguno falla, los resultados no serían, ni de lejos, los esperados.

Para muchas empresas con recursos limitados, una solución para cubrir las funciones de marketing, es externalizarlas. Han surgido empresas dedicadas a realizar estas acciones y labores de consejería, asumiendo todas estas por un precio ajustado a sus necesidades. Por lo tanto, podremos contar con un director de marketing en todo momento controlando los procesos online de la empresa y si así se necesitara, asumiendo las nuevas vías de atención al cliente.

Pero, volviendo a mi historia, como no encontré una figura como la que he descrito en las empresas donde trabajé (aunque sí había diferentes personas que cubrían pequeñas partes de este proceso, lo cual encarecía enormemente los presupuestos de marketing), decidí comenzar a estudiar todos estos métodos para ponerlos en práctica yo mismo. Cada día le dedicaba más tiempo a estas tareas hasta que dejé la empresa donde me encontraba para seguir experimentando y estudiando algo que cada día me apasionaba más. Hoy en día, me dedico a ayudar en tareas de marketing online a personas y empresas que están en la situación en la que yo me encontré, e intento hacer asequible la existencia y mantenimiento de pequeñas empresas en el entorno online. ¿Quieres que hablemos?